img

Sesgo masculino en el diagnóstico de autismo.

Uno de los principales problemas es la percepción en la comunidad científica de que el autismo es un problema masculino, por eso las barreras de acceso al diagnóstico son especialmente difíciles para las mujeres y las niñas

Prejuicio de género.

Históricamente, ha sido así, desde primeras descripciones publicadas del autismo por Leo Kanner y Hans Asperger, la mayoría de los casos se describían en niños y hombres.

Se estima que niños son diagnosticados aproximadamente cuatro veces más que las niñas. Incluso los niños son remitidos para un diagnóstico de autismo 10 veces más a menudo que las niñas. Además estadísticamente está demostrado que las niñas y mujeres con autismo se diagnostican más tarde que los hombres.

Además se enfrentan (ellas y sus familias) un mayor estigma social porque frecuentemente su entorno social no cree que tengan autismo a pesar del diagnóstico. Con frecuencia los síntomas que alertan en niñas para el diagnóstico son problemas de comportamiento y lenguaje y además sólo si estos son mucho más acusados que en niños.

En parte, esto puede explicarse por la capacidad de enmascaramiento o camuflaje de las niñas. Ocultan consciente o inconscientemente sus dificultades de comunicación social en situaciones sociales.

Las ideas actuales sobre el autismo, centradas en los hombres perjudican a las niñas y mujeres autistas y a sus familias que intentan obtener un diagnóstico y el apoyo que tanto necesitan.

Para mejorar la calidad de vida y el acceso a los servicios para las niñas y las mujeres de manera significativa, la de la comunidad científica y del público en general debe cambiar. Necesitamos más investigación sobre el autismo en las niñas y las mujeres, y una difusión más eficaz de esos conocimientos entre la comunidad científica, docentes y familias.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar